Probablemente haya visto noticias sensacionalistas informando de como “Justin Bieber se transformaba en una forma reptiliana durante un concierto” o “Agente del Servicio Secreto que cambia de forma a reptil”. Si bien esto puede parecer noticias alternativas, una encuesta realizada durante el 2016 mostraba que más del cuatro por ciento de la población creen en la existencia de reptilianos. Pero ¿qué hay de cierto en esto?

Reptilianos en nuestra sociedad

Gran parte de la popularidad de la teoría proviene de las interpretaciones del locutor profesional de deportes británico David Icke de textos gnósticos como el Nag Hammadi, así como apócrifos bíblicos como los Manuscritos del Mar Muerto. Icke asegura que estos textos contienen evidencia de que ciertos seres de frecuencia vibracional superior, conocidos como Arcontes, que aparecen en la Tierra como humanos, enmascarando su verdadera forma de reptil.

Estas fuerzas “arcontes” son, sin duda, malignos e intentan esclavizar a la humanidad por sus propias razones egoístas. El también exjugador de fútbol dice que estas fuerzas son como un virus informático que se manifiesta en líneas de sangre de la élite a lo largo de la historia de la humanidad. También se sabe que ejercen una fuerte influencia en los Illuminati, la clase dirigente psicopática que manipula el poder financiero y político del mundo.

Y no es difícil creer en la teoría de Icke, ya que las decisiones tomadas por los políticos, los banqueros y la élite global son generalmente egoístas, perjudiciales para el medio ambiente y subversivas para la sociedad en general. ¿Pero existen realmente los reptilianos?

reptilianos entre nosotros - Reptilianos, ¿están entre nosotros?

Por supuesto, todos tenemos un cerebro de reptil, esa parte de nosotros responsable de los comportamientos, como la agresión, el dominio y la territorialidad, un término que el neurocientífico Paul McClean le dio a los ganglios basales cuando quería comparar nuestras acciones instintivas con las de los neurocientíficos de reptiles. Pero parece que los reptiles que Icke describe son un poco más complicados que el concepto de McClean. Parece que son capaces de un pensamiento más cerebral.

Líneas de sangre

Hay dos tipos de reptilianos: híbridos y de sangre completa. Los híbridos son un supuesto cruce entre humanos y reptiles de sangre plena, que son muy pocos en número para conquistar el planeta; de ahí la razón por la que ocultan su identidad mientras manipulan a los líderes mundiales y financieros en la sombra.

Pero según Icke, también hay una jerarquía de la cual los de sangre completa o los draconianos son superiores, manteniendo el control de los híbridos que no saben que incluso son reptiles. La mayoría de las figuras políticas más influyentes del mundo son del tipo híbrido, incluidos los presidentes actuales, los primeros ministros y los banqueros. Otros creen que los híbridos existen como celebridades reptiles, pero generalmente Icke hace mención a las instituciones y entidades políticas, especialmente a aquellas historias relacionadas con la CIA, el Grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral.

En uno de sus libros más famosos titulado “El mayor secreto: el libro que cambiará el mundo”, Icke detalla meticulosamente las líneas de sangre de la dinastía merovingia, una familia de estirpe germánica que gobernó la actual Francia, Bélgica, una parte de Alemania y de Suiza entre los siglos V y VIII, y que une a los antiguos faraones egipcios y emperadores romanos con la familia real británica y los presidentes de EE.UU., otra figura política influyente de los últimos siglos.

Referencias de reptiles en antiguas culturas

Icke dice que en el Nag Hammadi menciona no solo a los Reptilianos, sino también a los Grises, comúnmente representados como una de las especies extraterrestres menos benignas para los humanos. Estas, también, son manifestaciones de la forma arconte negativa. Icke también usa las interpretaciones de Zecharia Sitchin de las antiguas tablillas sumerias, que detallan a los Anunnaki, una raza progenitora de extraterrestres reptilianos que vinieron a la Tierra y se cruzaron con humanos, lo que llevó a las primeras civilizaciones avanzadas en Sumeria, Egipto, Babilonia y el valle del Indo.

reptilianos estan entre nosotros - Reptilianos, ¿están entre nosotros?

Además, el Antiguo Testamento menciona a los Nefilim, también conocidos como “los caídos”, una raza descendiente que se infiltra en la humanidad. Algunas traducciones interpretan a los Nefilim como gigantes u otros como ángeles caídos, pero en ambos casos, se cruzaron con los humanos. Icke dice que estos son los reptiles, y en la antigüedad se pueden ver representaciones de ellos en las diferentes religiones y culturas, adorados como dioses o semidioses.

En la antigua Sumeria hay una estatua literal de una diosa reptil que acuna a su descendencia. El antiguo Egipto tiene Apofis, la deidad serpiente que encarnaba el caos y la luz opuesta. En la cultura mesoamericana había Quetzalcóatl o Kukulkán, el dios volador, emplumado y reptil, que creó el cosmos. Y las religiones indias, incluido el hinduismo, el budismo y el jainismo, hablan de la Naga, un dios híbrido humano-serpiente que es potencialmente peligroso para los humanos.

Ya sea que creas o no en la teoría de Icke, la realidad es que su sentimiento y la base de su histriónica provienen de una preocupación de la humanidad por la opresión que ve en la élite. Y es por este motivo que es difícil descartar por completo la posibilidad de que los reptilianos estén entre nosotros.

Publicar un comentario nuevo

Inicia sesión o comenta como invitado
avatar
  Suscribirse  
Notificarme