En 1969, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) cerró su investigación en el “Proyecto Libro Azul” de “Objetos Voladores No Identificados” al afirmar que sus investigaciones de más de 12.000 avistamientos no habían dado lugar a un solo caso en el que un OVNI hubiera representado una amenaza para la seguridad nacional, ni que tuvieran tecnología más allá del alcance del conocimiento científico actual, ni clasificada como extraterrestre. Con sede en la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson, Ohio, donde se dice que se almacenaron los restos recuperado del incidente de Roswell de 1947 para realizar más investigaciones, todos los registros desclasificados del proyecto supuestamente se transfirieron a los Archivos Nacionales y Administración de Documentos (NARA, por sus siglas en inglés).

¿Pero la USAF realmente cerró el proyecto, o simplemente lo ocultó? Son muchos los documentos gubernamentales descalcificados que apuntan a esta última posibilidad.

Anteriores proyectos

Todo comenzó con el interés de la USAF en los OVNI cuando los aviones de combate durante la Segunda Guerra Mundial informaban de la presencia de extraños objetos voladores. En 1947 se ordenó que los informes de ovnis fueran remitidos a las oficinas de la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson, donde eran entregados directamente al general Nathan Twining para que supervisara su evaluación. Twining escribió el ahora legendario memorándum clasificado del 23 de septiembre de 1947 al general de la Fuerza Aérea George Schulgen, en el cual respondió a una solicitud de información sobre avistamientos de platillos volantes informando sobre la opinión de su equipo de que el fenómeno era algo real y no ni ficticio. Esto llevó a la decisión de la Fuerza Aérea de abrir una investigación oficial sobre el fenómeno OVNI, ya que el Proyecto Signo se estableció a finales de 1947.

El general Laurence Cardee Craigie envió un comunicado a Twining para que recopilara y evaluara información relacionada con avistamientos y fenómenos en la atmósfera que podían interpretarse como un peligro para la seguridad nacional. Como precursor del Proyecto Libro Azul, el Proyecto Signo fue donde el profesor de astronomía de la Universidad del Estado de Ohio, el Dr. J. Allen Hynek, se implicó por primera vez en el estudio gubernamental de los ovnis. Hynek fue contratado por el proyecto para analizar informes de ovnis y determinar si los objetos observados eran fenómenos astronómicos identificados erróneamente. Generalmente escéptico, Hynek encontró que aproximadamente el 20 por ciento de los informes no podían explicarse.

proyecto libro azul investigacion - Proyecto Libro Azul: La investigación sobre los ovnis más secreta del gobierno de EE.UU.

Los estudios del Proyecto Signo llevaron a una conclusión en el otoño de 1948 que sugería que algunos de los ovnis eran naves espaciales interplanetarias (una conclusión basada en gran parte en las espectaculares maniobras informadas, más allá del alcance de la física cuántica moderna). Sin embargo, el jefe de inteligencia, como el Director General de Inteligencia Charles Cabell y el Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Hoyt S. Vandenberg, decidieron entregar el proyecto al Pentágono. El personal del Proyecto Signo pronto fue transferido al Proyecto Grudge que comenzó en 1949, con un nuevo personal y una orden directa de que los informes de OVNI podrían explicarse con un razonamiento convencional.

Comienza el Proyecto Libro Azul

Sin embargo, los responsables consideraron que el Proyecto Grudge tenia carencias en las investigaciones por lo que se reorganizó el proyecto nuevamente en la primavera de 1952, formando el Proyecto Libro Azul. Posteriormente ocurrió uno de los incidentes OVNI más importantes en la historia de Estados Unidos, cuando hubo una ola de avistamientos en Washington D. C. a fines de ese mismo año. El Director General de Inteligencia de la Fuerza Aérea, el Mayor General John Samford, realizó la mayor conferencia de prensa del Pentágono desde la Segunda Guerra Mundial para descartar los avistamientos como resultado de la “inversión de temperatura”, pero el presidente Truman ordenó a la CIA que comenzara a investigar el incidente.

Esto llevó a la formación del Comité Robertson, un grupo de científicos dirigido por Howard P. Robertson, que llegó rápidamente a conclusiones similares a las del Proyecto Grudge al afirmar que no había evidencia de una amenaza directa a la seguridad nacional y que la Fuerza Aérea debería trabajar para desmitificar los ovnis y perseguir la ufología. Si bien hubo muchos incidentes extraordinarios de ovnis que ocurrieron durante la era del Libro Azul que no se incluyeron en el estudio, algunos de los encuentros más sorprendentes de la historia se encuentran entre los 12.000 casos. El número real de avistamientos (considerados como no explicados) ha cambiado a lo largo de los años; la Fuerza Aérea originalmente dijo que eran 701, aunque solo se incluyeron 564 en documentos desclasificados, y más tarde, las publicaciones de la Ley por la Libertad de la Información (FOIA por sus siglas en inglés) revelaron más de 1.500.

El proyecto Libro Azul continuó en secreto

Mientras que públicamente la Fuerza Aérea intentaba activamente negar que los ovnis fueran de origen extraterrestre, en secreto utilizaban el Libro Azul para continuar sus investigaciones. Sin embargo, el Dr. Hynek no estaba de acuerdo con el Comité Robertson. Estaba decidido a investigar con una mente más abierta. Descubrió que los métodos utilizados de investigación para estos fenómenos por los científicos eran sumamente inadecuados. Por este motivo decidió que los casos potenciales pasarían por un proceso de selección no científico antes de ser incluidos en el Libro Azul.

proyecto libro azul ovnis - Proyecto Libro Azul: La investigación sobre los ovnis más secreta del gobierno de EE.UU.

Un avistamiento de ovnis en Michigan en 1966 se convirtió en el punto de inflexión para el Proyecto Libro Azul. El Dr. Hynek investigó el incidente, sin embargo, la presión ejercida por la Fuerza Aérea y los medios de comunicación, le obligaron a dar una explicación ridícula en una conferencia de prensa sobre lo sucedido: gas en un pantano. Esto le llevó a solicitar un estudio científico imparcial del incidente al Congreso de los Estados Unidos. Aceptaron, sin embargo el estudio fue de todo menos imparcial. El estudio fue dirigido por el físico escéptico Edward Condon y llegó a una conclusión similar a la del Comité Robertson de la CIA, al declarar que los ovnis no eran dignos de ser investigados seriamente.

EL Dr. Hynek siguió investigando y se convirtió en un firme defensor público para el estudio del fenómeno OVNI. Publicó varios libros sobre el tema e introdujo un nuevo sistema de clasificación. El director Steven Spielberg lo pidió asesoramiento para su película de 1977 “Encuentros en la tercera fase” (que contó con un cameo del Dr. Hynek en el clímax final). También fundó el Centro de Estudios OVNI (CUFOS) y siguió con sus investigaciones el hasta su fallecimiento en 1986.

El legado

Han pasado casi 50 años desde el cierre oficial del Proyecto Libro Azul en diciembre de 1969, pero cambió para siempre el fenómeno OVNI y nuestra cultura en general. Para bien o para mal, el proyecto Libro Azul dividió a las comunidades científicas y políticas y transformó el panorama cultural, produciendo un continuo tsunami de preguntas y, además, alimentando la necesidad de respuestas.

El legado del Proyecto Libro Azul sigue vivo gracias a las contribuciones del Dr. Hynek y su Libro Azul, la Ley por la Libertad de la Información, todas las investigaciones posteriores sobre ovnis y, por supuesto, el mundo de la cultura, que incluye grandes películas como “Encuentros en la tercera fase” y otra más recientes como “La llegada”. El proyecto Libro Azul nos demuestra que los ovnis requieren una investigación científica seria ya que nos recuerdan la necesidad de dar un paso atrás con humildad y darnos cuenta de que no tenemos todas las respuestas y estar abiertos a todas las posibilidades.

Publicar un comentario nuevo

Inicia sesión o comenta como invitado
avatar
  Suscribirse  
Notificarme