13 años atrás, los científicos eliminaron el nombre de Plutón de la lista de planetas que orbitan alrededor del Sol, luego de un cambio en la definición dada a los cuerpos planetarios. En 2014, los expertos espaciales especularon con la existencia de un planeta desconocido que podría estar oculto en el borde del sistema solar. Ahora, dos nuevos estudios han encontrado la evidencia irrefutable que justifica la presencia de estos objetos espaciales.

Después de completar su reciente estudio, Fred Adams, un científico de la Universidad de Míchigan, reveló que descubriremos el Planeta Nueve, también conocido como Nibiru, en los próximos 10 a 15 años. Adams llegó a esta conclusión después de analizar las simulaciones de modelos computarizados de la evolución del sistema solar para simular cómo el elusivo planeta podría estar escondido en el borde del sistema solar.

Según Adams, la posición planetaria del Planeta Nueve sería mucho más cercana que la estimación anterior. Además, reveló que el misterioso planeta es de cinco a diez veces más grande que la Tierra, y se encuentra orbitando a aproximadamente a 60 mil millones de kilómetros de distancia.

“Es el eslabón perdido de la formación de planetas en el sistema solar”, dijo Adams al portal SpaceFlight Insider. “Durante la última década, los estudios de planetas extrasolares han revelado que planetas de tamaño similar son muy comunes alrededor de otras estrellas como el Sol.”

Otro estudio realizado por los astrónomos del Instituto Tecnológico de California (Caltech) Michael E. Brown y Konstantin Batygin también indica la posible existencia del Planeta Nueve. Según los científicos, la extraña órbita de los objetos del cinturón de Kuiper podría ser el resultado de la gravedad acumulada de varios objetos pequeños o debido a un gran objeto que podría ser el Planeta Nueve.

Hace unas semanas, otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge y la Universidad Americana de Beirut ha sugerido que la fuerza gravitacional combinada ejercida por un disco compuesto de cuerpos helados podría ser el resultado de órbitas inexplicables de los objetos del cinturón de Kuiper.

cientificos nibiru - Científicos afirman que Nibiru está más cerca de lo que pensamos

Está claro que la ciencia esta a punto de revelar la existencia de Nibiru. En los antiguos textos sumerios, hubo una descripción de que nuestros creadores provenían de un planeta aún no descubierto que accede a nuestro Sistema Solar cada 3.600 años. Los textos decían que eran conocidos como los Nefilim, y que habían colonizado la Tierra hace más de 400.000 años. La biblia también menciona a esta raza, y los llama “hijos de Dios”. El planeta Nibiru estaba sufriendo debido a que su atmósfera se estaba erosionando, por lo que vinieron a la Tierra para extraer minerales (oro) para ayudar a reparar su atmósfera. Esta es parte de la historia de este misterioso planeta, pero hay mucho más.

Y en 2002, Nibiru entró físicamente en nuestro Sistema Solar, influyendo en las órbitas de los otros planetas, cambiando sus ejes y polos a lo largo de su trayectoria. Pasó lo suficientemente cerca de la Tierra como para influir en nuestros océanos durante varios años, lo que finalmente llevó a devastadores tsunamis, un nuevo despertar de volcanes en todo el mundo e influyó definitivamente en el clima y el eje de la tierra que se mueve lentamente, alterando así la posición de lo físico y polos magnéticos. Pero a finales de 2012, la órbita oblicua de Nibiru, que era de 35 en relación con el plano ecuatorial solar, demostró ser bastante visible y se publicaron muchas fotos y videos en Internet, convirtiéndose en una nueva “estrella” en nuestros cielos. Por lo que este nuevo estudio demuestra que el Noveno Planeta, alias Nibiru, se está realmente acercando hacia la Tierra, tal vez para destruirla o simplemente para que los “dioses” regresen para acabar con todos los recursos naturales, y con la raza que ellos mismos crearon, la humana.

Publicar un comentario nuevo

Inicia sesión o comenta como invitado
avatar
  Suscribirse  
Notificarme